• Hegan Bikes

Invierno y autonomía de la bicicleta eléctrica



En invierno la oscuridad se adueña de las calles, se produce una bajada generalizada de las temperaturas, todo ello condiciona el uso de la bicicleta. Además nuestro cuerpo no funcionan de igual manera, las bajas temperaturas provocan un descenso de nuestro rendimiento deportivo. La actividad humana se desarrolla a 36°C de manera que las temperaturas cercanas a los 0ºC provocan reacciones diversas en nuestro organismo, una de ellas es el incremento del ritmo cardíaco, las tiritonas, el metabolismo basal se altera, etc. Es cierto que cuanto mejor sea nuestra forma física, mejor funcionará nuestro metabolismo para generar el calor necesario que nos ayude a mantener constante nuestra temperatura corporal , pero con carácter general se puede decir que el descenso del rendimiento será generalizado.

A las baterías de litio que poseen las bicicletas eléctricas les ocurre algo parecido, de manera que su rendimiento va a descender de manera apreciable a temperaturas bajas, y más, cuanto más se acerquen a los -20°C. La temperatura de funcionamiento de la batería oscila entre los -20°C y los 45/50°C.

En un entorno muy muy frío la batería puede dejar de funcionar, mientras que las temperaturas muy altas van a provocar una degradación prematura del electrolito (formado principalmente por iones de Litio y otros elementos como el hierro, Fósforo, etc)e incluso su explosión si la temperatura es extremadamente alta.El electrolito soporta mal las bajas temperaturas, volviéndose más espeso y dificultando con ello las reacciones electroquímicos que liberan la energía. La resistencia interna de la batería aumenta, con la consiguiente pérdida de rendimiento.En algunos casos se puede llegar hasta la congelación del electrolito a -20°C, aunque también existen electrolitos que aguantan hasta los 40°C bajo cero. Aun así, la batería siempre perderá capacidad energética con la disminución de la temperatura, podríamos notar descensos del entorno del 20% de capacidad útil.​​



Al igual que nosotros tenemos prendas para protegernos del frío, algunos fabricantes han impulsado el desarrollo de fundas de neopreno para proteger la batería durante el invierno. En general, la temperatura óptima de funcionamiento de las baterías ronda los 25-30ºC.

#batería #temperatura #autonomía

23 vistas